Carrito de compras Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Total productos: (impuestos inc.)
Total envío: (impuestos inc.) A determinar
Impuestos 0,00 €
Total (impuestos inc.)
Continuar la compra Ir a la caja

TENDINITIS DE LA PATA DE GANSO.

TENDINITIS DE LA PATA DE GANSO REBELDE ¿CÓMO ENCONTRAR LA SOLUCIÓN?

En este vídeo nos vamos a ocupar de la tendinitis de la pata de ganso cuando se complica, vamos a aprender a observar todos los factores que influyen en esta complicación, a entenderlos y a solucionarlos. Este tipo de tendinitis, en muchas ocasiones se dan por un sobreuso, ya sea por deporte o por cualquier otra actividad que requiera de la acción muscular  en exceso, ya sea por largas caminatas, carreras, saltos, etc…. En también muchas ocasiones la veremos en personas de mediana y avanzada edad con gran influencia de la pisada en VALGO , sobrepeso y debilidad muscular.

FACTORES QUE PUEDEN COMPLICAR UNA TENDINITIS DE LA PATA DE GANSO:

1.- SOBREUSO: Muy común en esta lesión. Tendremos que bajar la actividad. Ante esta lesión veremos siempre dolorida la parte interna de nuestro muslo ya que a cada pisada estos músculos trabajarán como un freno para no “caer” de rodillas, es decir, harán un trabajo excéntrico soportando todo nuestro peso, siendo este un trabajo muy exigente cuando la pisada no es correcta y la rodilla no se flexiona de forma lineal, sino que se desplaza hacía nuestro centro, como si dobláramos la rodilla hacía dentro a cada paso.

2.- DEBILIDAD DEL TENDÓN: Como siempre, tendremos que entender que el tendón es una estructura que se encuentra en una posición de debilidad ya que el aporte sanguíneo sobre los tendones es de 7 u 8 veces menor que en un músculo, con la dificultad de llegada de oxígeno y nutrientes para su recuperación. Tendremos que aumentar la hidratación para facilitar la llegada de sangre y podremos tomar suplementos de Magnesio y Vitamina C para asegurar la regeneración del colágeno del tendón. También nos vendrán bien suplementos a base de Colágeno Hidrolizado. Además tendremos un roce entre tendones y hueso en la parte interna de nuestra rodilla, aumentando así la inflamación. El uso de un antiinflamatorio natural como el Harpagofito puede ayudarnos en gran medida.

3.- DESEQUILIBRIOS BIOMECÁNICOS (MALA PISADA): En este caso afecta en gran medida que nuestra pisada no sea neutra, una pisada en VALGO (tendencia al pie plano, a hundir el puente del pie) hará que los tendones de la pata de ganso rocen con el cóndilo del fémur. Vuestro fisioterapeuta os podrá ayudar a valorar vuestra pisada e incluso a corregirla temporalmente con un vendaje corrector, FUNDAMENTAL para recuperarnos.

 

4.- TENSIÓN MUSCULAR: En este caso tendremos que relajar la tensión de los músculos de la cara interna del muslo mediante masaje y estiramientos. Las cintas de Neurotape también supones una gran ayuda.