Carrito de compras Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Total productos: (impuestos inc.)
Total envío: (impuestos inc.) A determinar
Impuestos 0,00 €
Total (impuestos inc.)
Continuar la compra Ir a la caja

CODO DE TENISTA-EPICONDILITIS:

 

CODO DE TENISTA, EPICONDILITIS REBELDE  ¿CÓMO ENCONTRAR LA SOLUCIÓN ?

En este vídeo vamos a tratar el Codo de Tenista o epicondilitis como prefiráis. Quizás sea una de las más frecuentes ya que no es necesario ser deportista ni coger grandes cargas para vernos con ese desagradable dolor en el codo que provoca. Su alta prevalencia y su rebeldía se da porque utilizamos los músculos implicados (los extensores de muñeca) constantemente, de hecho lo hacemos cada vez que usamos el teclado del ordenador o el ratón por ejemplo. Pero en ocasiones se vuelve excesivamente rebelde y si no nos “andamos listos” puede llevarnos incluso al quirófano. Vamos a ver porque se vuelve tan rebelde y que tenemos que valorar y observar para su curación.

 

FACTORES QUE DIFICULTAN LA RECUPERACIÓN DE LA EPICONDILITIS:

 

1.- DESEQUILIBRIOS BIOMECÁNICOS (HOMBROS ADELANTADOS).- Si tenemos tendencia a tener los hombros hacía adelante y también la cabeza, tendremos que hacer ejercicios para ir corrigiendo estos desequilibrios ya que de lo contrario será muy difícil conseguirlo. Esto se debe a que esta mala postura provocará cierto atrapamiento de los nervios que inervan los músculos afectados y por lo tanto el origen también puede ser neurológico y por mucho que estiremos y masajeemos estos músculos el problema no remitirá ya que la causa esta más arriba de donde estamos trabajando para combatir la lesión.

 

2.- MÚSCULOS ANTAGONISTAS.- Tenemos que tener en cuenta que los músculos antagonistas (flexores de muñeca) son mucho más fuertes que los extensores y por lo tanto cada vez que hacemos una extensión estamos luchando contra una fuerza mucho mayor, provocando el cansancio excesivo de los extensores y es estrés en sus tendones. Por lo tanto habrá que relajar la tensión de los antagonistas (parte interna del antebrazo) para poder bajar el estrés de los extensores. Un ejemplo: muchas mujeres y hombres con bebés tienen epitrocleitis porque al coger durante horas en brazos al bebé, sufren gran tensión de los flexores y por lo tanto a la hora de hacer la extensión de muñeca necesita mucho más trabajo muscular y por lo tanto más estrés sobre el tendón.

 

Por lo tanto, es fundamental eliminar la tensión muscular tanto de los extensores de muñeca como de los flexores para disminuir el estrés sobre el tendón y así poder recuperarlo.

 

 3.- DEBILIDAD Y BAJA VASCULARIZACIÓN DEL TENDÓN: Siempre existe este problema a nivel tendinoso pero en estos tendones aumenta el problema ya que son tendones muy largos y por lo tanto sufren más dificultad todavía para la llegada de sangre. Debido a la dificultad que tienen los tendones para que les lleguen buenos aportes de sangre con oxígeno y nutrientes reparadores, debemos aumentar nuestra hidratación para ayudar a la llegada de sangre e incluso podemos tomar vasodilatadores periféricos naturales y nutrientes como Magnesio y Vitamina C que ayudarán a regenerar más rápido el colágeno del tendón. También podemos tomar suplementos de colágeno para ello.

 

4.- SOBREUSO: Es inevitable utilizar estos músculos pero podemos proteger los tendones con Neurotape y espadadrapo adhesivo con el fin de restarles tensión. Esta técnica es muy efectiva ya que nos protege durante las 24 horas del día.