Carrito de compras Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Total productos: (impuestos inc.)
Total envío: (impuestos inc.) A determinar
Impuestos 0,00 €
Total (impuestos inc.)
Continuar la compra Ir a la caja

ARTROSIS.

ARTROSIS, UN PROBLEMA CON SOLUCIÓN.

En este vídeo lo primero que queremos transmitiros es que la Artrosis es un problema degenerativo y que si, podemos darle solución. Normalmente nos enfrentaremos a este problema o por haber “castigado” en exceso nuestras articulaciones como puede ser el caso de los deportistas y sus rodillas o por la degeneración de nuestras articulaciones debido a la edad, pero en ambas situaciones podemos mejorar sustancialmente nuestra calidad de vida.

FACTORES A TENER EN CUENTA PARA TRATAR NUESTRA ARTROSIS:

1.- IDENTIFICAR EL PORQUE DEL ROCE ARTICULAR.- Básicamente este roce articular se puede dar por dos motivos:

A) NUESTROS MÚSCULOS SE HAN DEBILITADO Y/O SE HAN ACORTADO EN EXCESO: por lo que facilitan el roce en las articulaciones. Si son débiles como ocurre en muchas artrosis de rodilla, el cuádriceps no podrá hacer su función de “freno” y a cada paso la articulación rozará, ya que este músculo además de tener una función de extender la pierna, también amortigua la caída de nuestro peso a cada paso. Por lo tanto debemos mantener la musculatura en buenas condiciones, debemos estar activos y hacer ejercicio tengamos la edad que tengamos y a más años, más importante es que lo hagamos pero en la intensidad adecuada. Otro problema es la pérdida de capacidad para absorber la proteína que comemos cuando tenemos más de 35-40 años, aumentando este problema con la edad. Una manera de mejorar la absorción de la proteína es tomando suplementos con Leucina, Isoleucina y Valina que permiten aceptar mucho mejor la proteína que comemos. El Zinc también nos ayudará en este aspecto y el Magnesio regulara el tono muscular y relajará el músculo si este lo necesita.

El problema puede no ser la debilidad sino el exceso de acortamiento de los músculos, que al cruzar las articulaciones generan una compresión en las mismas por lo que debemos mantenernos con músculos alargados practicando estiramientos y liberando así las articulaciones y el roce en ellas. Hablamos de todas las articulaciones, incluso las que existen entre vértebras, ya que si la musculatura paravertebral esta tensa y acortada provocará una impactación sobre los discos intervertebrales, traduciéndose en protusiones, hernia discal o simplemente dolor de espalda por sobrecarga.

B) DESEQUILIBRIOS BIOMECÁNICOS: En el caso de tener una mala pisada, ya sea exceso en VALGO O VARO (SUPINACIÓN, PRONACIÓN), la carga se repartirá desigual en las diferentes partes de las articulaciones de rodilla y cadera, rozando más por un lado que por otro. Si el desequilibrio por ejemplo lo tenemos en forma de “chepa” con hombros y cabeza adelantados, donde podemos tener el problema es entre las vértebras C7 y D1 generando una artrosis en nuestro cuello, si tenemos demasiada lordosis lordosis el problema lo tendremos entre L4-L5, L5-S1 o donde exista mayor fuerza de compresión. Lo que nos tiene que quedar claro es que mediante ejercicio, plantillas, etc.. corregir los desequilibrios biomecánicos es fundamental para disminuir el roce articular.

 SOLUCIONES PARA NUESTRA ARTROSIS:

 Como hemos razonado antes, tenemos que:

- Mantener los músculos fuertes y activos además de flexibles, largos, estirados.

- Para no perder la masa muscular podemos tomar: Suplementos de Leucina, Isoleucina, Valina y Zinc.

- Para evitar el roce tenemos que corregir los desequilibrios biomecánicos de los que hemos hablado en el punto anterios.

- Para REGENERAR EL CARTÍLAGO dañado podemos:

     * Tomar suplementos a base de Colágeno, condroitina y glucosamina, siendo estas sustancias las de mayor evidencia científica a la hora de regenerar el cartílago.

     * Hacer ejercicio de carga discontinua y sin impacto como son la BICICLETA Y ELIPTICA. Durante el ejercicio el Líquido Sinovial de las articulaciones será bombeado e irrigará el cartílago Hialino de las articulaciones, ayudando así a que se produzca la regeneración.